Entradas de la etiqueta: modelo 720

Modelo 720: La Comisión Europea decide denunciar a España ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo

El día 6 de junio se ha tenido conocimiento de la decisión de la Comisión Europea de denunciar a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en relación al régimen del ya conocido Modelo 720, sobre declaración de bienes y derechos en el extranjero, considerado como un régimen que vulnera gravemente varios derechos, entre ellos, la libre circulación de bienes y personas en Europa, así como la legislación interna española.

Probablemente nos encontremos ante la noticia más importante sobre la dura crítica que ha recibido España acerca de este régimen durante los últimos años y desde el año 2012 en el que apareció el modelo 720.  No solo se cuestionan las sanciones excesivas (150%) que se imponen a aquellos contribuyentes que no presentan el modelo, o lo hacen fuera de plazo, sino que al parecer estas sanciones no tienen prevista prescripción alguna.     

Fue en febrero de 2017 cuando la Unión Europea emitió un dictamen en el que criticaba la actuación de España en este tema, además de instarle a modificar este régimen, dictamen que estuvo escondido durante más de un año y que vio la luz recientemente y al que se hizo caso omiso.  Con esta denuncia al Tribunal de Justicia, debemos esperar a su decisión para saber qué ocurrirá con este régimen en España, si seguirá vigente según su configuración actual o se modifica ajustándolo a Derecho, y además, si finalmente los contribuyentes que se han visto afectados por él ven una posible rectificación, anulación o devolución de las sanciones impuestas.

 

 

Modelo 720 – Resoluciones del TEAC

Tal y como se esperaba, por fin se tienen noticias sobre el controvertido tema de las sanciones excesivas por falta de presentación del Modelo 720 – declaración de bienes y derechos en el extranjero.  Recientemente ha sido publicada la resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) de fecha 14 de febrero de 2019, en la que se anula la sanción del 150% de la ganancia patrimonial imputada por el valor de los bienes en el extranjero a un contribuyente que no presentó en plazo su declaración, dado que se determina que este incumplimiento no acarrea culpabilidad por su parte. 

Esta ausencia de culpabilidad se comprueba debido a que el contribuyente, a pesar de no haber presentado el modelo 720 cuando tuvo obligación de hacerlo, lo hizo tiempo después, en el año 2014, momento en el que presentó la declaración de IRPF del ejercicio 2013 en el que debía figurar la venta de sus bienes ubicados en Suiza (activos), generándole una ganancia de la que debía justificar su origen y tributar por ella.

La cuestión controvertida se debe a que la norma no hace ningún tipo de distinción entre aquellos contribuyentes que, aún estando fuera de plazo, presentaban el modelo 720 declarando sus bienes en el extranjero, y aquellos que deliberadamente incumplían esta obligación para ocultarlos y no tener que tributar por ellos en el momento de imputarlos en su declaración de IRPF, sancionándoles a ambos de igual forma.  Esta falta de presentación del modelo 720 trae como consecuencia que dichos bienes, al no aparecer en el patrimonio del contribuyente, no se integrarían en los rendimientos de su declaración de renta como ganancias patrimoniales no justificadas, y, por tanto, no estarían sometidas a tributación, teniendo como consecuencia la comisión de una infracción muy grave que se sanciona con una multa del 150% de la cuota íntegra que resultaría en esa declaración de IRPF. 

Destacamos de la resolución la expresión “el conocimiento de la norma no supone de forma automática la concurrencia de culpabilidad”, en la línea de la conocida expresión “La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento” del artículo 6 del Código Civil, entendiéndose que debe apreciarse un cierto grado de culpabilidad, que debe manifestarse durante el procedimiento sancionador.  Destacamos también de las conclusiones que “Para empezar, el interesado sí cumplió con su obligación de presentar la Declaración de bienes y derechos en el extranjero, aunque lo hiciera fuera de plazo, sin requerimiento previo de la Administración. Era una obligación que suponía una novedad en el ordenamiento tributario español, y el primer período al que afectó fue el de 2012, justamente la declaración que se presentó. Cabe presumir que, dada la situación del contribuyente –jubilado y no declarante de IRPF- , así como la ausencia de otras fuentes de renta (la Inspección no las ha puesto de manifiesto, a pesar de haber realizado una comprobación de alcance general), no se viera normalmente necesitado de asesoramiento tributario para el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Sólo en 2014, al presentar la declaración de IRPF 2013 como consecuencia de la venta de los activos de Suiza, es cuando se plantea la existencia de una obligación informativa incumplida, y, aunque fuera de plazo, se procede a la presentación de la Declaración.

Por ello, la intención de defraudar por parte del contribuyente no ha quedado demostrada, en la medida en que puso en conocimiento de la Administración la existencia de sus bienes en el extranjero.”

Otra resolución del TEAC, que al parecer no tuvo tanta publicidad como la citada anteriormente, de fecha 16 de enero de este año, resuelve un tema semejante, en el que un contribuyente presentó fuera de plazo el modelo 720 del ejercicio 2012, pero no regularizó la declaración de IRPF del año 2012 en el que deberían aparecer los bienes declarados en el extranjero, por lo que se inicia un procedimiento de comprobación e investigación en el ámbito del IRPF.  Este procedimiento concluye con la imposición de sanción del 150% sobre la cuota correcta resultante de incluir los bienes como una ganancia de patrimonio, además de la sanción correspondiente a la presentación extemporánea del modelo 720, que no se anula.

En este asunto, como en el mencionado anteriormente, la sanción del 150% también es anulada dado que no se aprecia culpabilidad por parte del contribuyente, que a pesar de presentar fuera de plazo, intentó cumplir con su obligación, sin requerimiento por parte de la Administración, y aportó toda la documentación relacionada con sus bienes en el extranjero: “En consecuencia, se considera cumplido el requisito del art. 39.2  IRPF, 2º párrafo, en la medida en que existen suficientes indicios para entender acreditado que la titularidad de los bienes que la Sra. Dx… tenía en el extranjero en 2012 se correspondía con rentas declaradas. Por lo que no procede la imputación de ganancia patrimonial alguna ni la liquidación practicada.”

 

Condena en costas a la Agencia Tributaria en relación a sanciones por presentación extemporánea del Modelo 720 por parte de un contribuyente.

El controvertido tema sobre el régimen sancionador establecido para la falta de presentación del Modelo 720, de bienes y derechos en el extranjero, continúa generando revuelo.

Esta vez, a raíz de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, de fecha 28 de noviembre, en la que el Tribunal ha condenado a la Agencia Estatal de Administración Tributaria por considerar que su actuación ha sido poco colaborativa, o dicho en sus propios términos, de “mínima vocación servicial”, en referencia a una sanción impuesta a un contribuyente que no presentó el Modelo 720 en plazo y al que se le inició un procedimiento sancionador, haciendo referencia a la garantía jurídica regulada en el artículo 9.3 de la Constitución Española.

El Tribunal se apoya en el reciente Dictamen de la Comisión que considera excesivo el régimen sancionador que aplica España, dándole un plazo de dos años para modificar – rebajar – la sanciones por incumplimiento de información, considerando que lesionan las libertades comunitarias de los residentes en los Estados Miembros de la Unión Europea.  Asimismo, alega y critica el caso omiso hecho por las instancias previas, que, teniendo conocimiento de la desproporción de las sanciones, continúan imponiéndolas, alegando su incompetencia para valorar dicha desproporción.  Además, hace una comparativa entre las sanciones, ya que para estos casos se considera una infracción muy grave la no comunicación de datos, y en los casos de no presentar una autoliquidación en plazo las infracciones pueden tener la consideración de leves, cuando, a groso modo, se trata de obligaciones similares.

Es importante mencionar que el Tribunal también constata que la Agencia Estatal de la Administración Tributaria inició el procedimiento sancionador casi dos años después de que el contribuyente presentara el modelo de forma extemporánea, es decir, cuando ya tenía conocimiento del ilícito cometido, a lo que contesta que , se debe iniciar el procedimiento antes de que transcurran tres meses desde la declaración presentada tardíamente ya que su cumplimiento tardío generaría una evidente confianza en el actuar del contribuyente, desapareciendo claramente el elemento de la culpabilidad y, además, de no aplicarse el plazo del art. 209.2 Ley 58/2003 (LGT) se situaría en idéntica situación tanto al que no cumple en absoluto con el deber de presentación como al que lo hace tardíamente, como es el caso.

Con este nuevo pronunciamiento, seguimos a la espera de noticias acerca de la modificación del régimen sancionador del Modelo 720.

Recordatorio Modelo 720

La declaración de bienes y derechos en el extranjero (modelo 720) se presenta cada año, del 1 de enero al 31 de marzo. El plazo para la presentación de la declaración correspondiente al ejercicio 2018 finaliza el próximo 1 de abril de 2019 para los contribuyentes navarros que tengan obligación de presentarla.  Cabe destacar respecto de la referida obligación las siguientes cuestiones:

 

Información a suministrar:

 El modelo 720 tiene por objeto informar sobre los siguientes cuatro tipos de bienes o derechos:

  1. Cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero de las que sean titulares, beneficiarios, autorizados u ostenten poder de disposición. 
  2. Títulos, activos, valores o derechos representativos del capital social, fondos propios o patrimonio de todo tipo de entidades o de la cesión a terceros de capitales propios de los que sean titulares y que se encuentren depositados o situados en el extranjero, así como de seguros de vida o invalidez de los que sean tomadores o rentas vitalicias o temporales de las que sean beneficiarios y hayan sido contratados con entidades establecidas en el extranjero.
  3. Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles de su titularidad situados en el extranjero. 
  4. Bienes muebles y derechos sobre bienes muebles de su titularidad situados en el extranjero[1]

 

Supuestos de exoneración:

 En general, no existe obligación de informar sobre ningún tipo de bien o derecho siempre que, por tipo/bloque de bienes o derechos, los saldos o valores de los mismos no superen, conjuntamente, el umbral de 50.000 €.

Sin embargo, respecto de los bienes muebles, se hace referencia, en relación con el umbral, al valor unitario del bien mueble.

Además, la norma prevé unos supuestos de exoneración subjetiva, entre los que cabe destacar:

  1.  Las personas jurídicas y demás entidades que tengan registrados los correspondientes bienes y derechos en el extranjero en su contabilidad de forma individualizada y suficientemente identificados.
  2. Las personas físicas que desarrollen una actividad económica y lleven su contabilidad de acuerdo con lo dispuesto en el Código de Comercio y tengan registrados los bienes y derechos en el extranjero en dicha documentación contable de forma individualizada y suficientemente identificados.

 

Declaración correspondiente a 2018:

Se tendrá obligación de presentar la declaración si respecto a aquellos bienes y derechos que dieran lugar a la presentación del modelo 720 en años anteriores, el valor conjunto, por cada tipo/bloque de bienes, hubiese experimentado un incremento superior a 20.000 € respecto del que determinó la obligación de presentación de la última declaración.

Asimismo, deberá presentarse la declaración respecto a aquellos tipos de bienes o derechos que, aunque no hayan experimentado una variación superior a 20.000 €, hayan superado el umbral de 50.000 € en el ejercicio 2017, determinando la obligación de declaración por primera vez.

De la misma forma, habría que declarar la extinción/baja producida en 2018 de cualquiera de los bienes/derechos declarados en algún otro ejercicio.

 

Régimen sancionador:

La Ley Foral General Tributaria establece un régimen sancionador específico que prevé sanciones por la no presentación en plazo o la presentación de forma incompleta, inexacta o con datos falsos de la declaración, así como por la presentación del modelo 720 por medios distintos a los telemáticos.

Para el caso de que el contribuyente presente la declaración fuera de plazo, hay que distinguir dos situaciones:

  1. Que el contribuyente presente la declaración fuera del plazo voluntario de presentación, pero antes del requerimiento de la Administración Tributaria. En este caso, y dentro de cada uno de los bloques de bienes objeto de declaración, la sanción será de 100 € por cada dato con un mínimo de 1.500 €.
  2. Que el contribuyente presente la declaración una vez haya sido requerido para ello por la Administración Tributaria. 

En este caso, y dentro de cada uno de los bloques de bienes objeto de declaración, la sanción será de 5.000 € por cada dato con un mínimo de 10.000 €.

 

 

[1] La obligación de declarar este tipo de bienes no resulta aplicable a aquellos contribuyentes del IRPF cuya residencia esté en Territorio Común.

Recordatorio Modelo 720

La declaración de bienes y derechos en el extranjero (modelo 720) se presenta, como es habitual, cada año, en el período comprendido entre el 1 de enero al 31 de marzo.  La declaración correspondiente al ejercicio 2017 finaliza el próximo 3 de abril de 2018 para los contribuyentes navarros que tengan obligación de presentarla.  Cabe destacar respecto de la referida obligación las siguientes cuestiones:

 Información a suministrar:

 El modelo 720 tiene por objeto informar sobre los siguientes cuatro tipos de bienes o derechos:

  1.  Cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero de las que sean titulares, beneficiarios, autorizados u ostenten poder de disposición. 

  2.  Títulos, activos, valores o derechos representativos del capital social, fondos propios o patrimonio de todo tipo de entidades o de la cesión a terceros de capitales propios de los que sean titulares y que se encuentren depositados o situados en el extranjero, así como de seguros de vida o invalidez de los que sean tomadores o rentas vitalicias o temporales de las que sean beneficiarios y hayan sido contratados con entidades establecidas en el extranjero.

  3. Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles de su titularidad situados en el extranjero. 

  4.  Bienes muebles y derechos sobre bienes muebles de su titularidad situados en el extranjero. (La obligación de declarar este tipo de bienes no resulta aplicable a aquellos contribuyentes del IRPF cuya residencia esté en Territorio Común.)

Supuestos de exoneración:

 En general, no existe obligación de informar sobre ningún tipo de bien o derecho siempre que, por tipo/bloque de bienes o derechos, los saldos o valores de los mismos no superen, conjuntamente, el umbral de 50.000 €.

Sin embargo, respecto de los bienes muebles, se hace referencia, en relación con el umbral anterior, al valor unitario del bien mueble. Además, la norma prevé unos supuestos de exoneración subjetiva, entre los que cabe destacar:

  1. Las personas jurídicas y demás entidades que tengan registrados los correspondientes bienes y derechos en el extranjero en su contabilidad de forma individualizada y suficientemente identificados.

  2. Las personas físicas que desarrollen una actividad económica y lleven su contabilidad de acuerdo con lo dispuesto en el Código de Comercio y tengan registrados los bienes y derechos en el extranjero en dicha documentación contable de forma individualizada y suficientemente identificados.

Declaración correspondiente a 2017:

Se tendrá obligación de presentar la declaración si respecto a aquellos bienes y derechos que dieran lugar a la presentación del modelo 720 en años anteriores, el valor conjunto, por cada tipo/bloque de bienes, hubiese experimentado un incremento superior a 20.000 € respecto del que determinó la obligación de presentación de la última declaración.

Asimismo, deberá presentarse la declaración respecto a aquellos tipos de bienes o derechos que, aunque no hayan experimentado una variación superior a 20.000 €, hayan superado el umbral de 50.000 € en el ejercicio 2017, determinando la obligación de declaración por primera vez.

De la misma forma, habría que declarar la extinción/baja producida en 2017 de cualquiera de los bienes/derechos declarados en algún otro ejercicio.

Régimen sancionador:

 La Ley Foral General Tributaria establece un régimen sancionador específico que prevé sanciones por la no presentación en plazo o la presentación de forma incompleta, inexacta o con datos falsos de la declaración, así como por la presentación del modelo 720 por medios distintos a los telemáticos.

Para el caso de que el contribuyente presente la declaración fuera de plazo, hay que distinguir dos situaciones:

  1. Que el contribuyente presente la declaración fuera del plazo voluntario de presentación, pero antes del requerimiento de la Administración Tributaria. En este caso, y dentro de cada uno de los bloques de bienes objeto de declaración, la sanción será de 100 € por cada dato con un mínimo de 1.500 €.
  1. Que el contribuyente presente la declaración una vez haya sido requerido para ello por la Administración Tributaria.  En este caso, y dentro de cada uno de los bloques de bienes objeto de declaración, la sanción será de 5.000 € por cada dato con un mínimo de 10.000 €.

Asimismo, las Leyes Forales del IRPF y del IS prevén consecuencias específicas para el caso de incumplimiento de la obligación de información.