Medidas Covid 19

Sociedades de Responsabilidad Limitada de la Nueva Empresa

Autor de la publicación: Arpa Abogados Consultores

Estimado Cliente:

Siendo nuestra intención mantenerle informado sobre las últimas novedades normativas, le hacemos saber que el día 2 de Junio entrará en vigor la Ley 7/2.003, de la Sociedad Limitada de la Nueva Empresa. Dicha norma tiene una gran importancia, por cuanto:

  1. En primer lugar, regula un tipo de Sociedad Limitada que puede ser constituida, al menos en teoría, en 48 horas (en lugar de los 60 días que aproximadamente cuesta constituir una sociedad en estos momentos). No obstante, y tal y como se examinará más adelante, se trata de una sociedad con muchas limitaciones, lo que va a suponer un obstáculo a la hora de optar por ese tipo de sociedad.
    Además, debe tenerse en cuenta que a partir de ahora vamos a encontrarnos en el mercado con sociedades denominadas, por ejemplo, «Fernández García Juan A01, SLNE», por lo que es importante saber qué hay detrás de dicha denominación.
  2. En segundo lugar, la Ley 7/2.003 modifica determinados preceptos de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada y otras normas para mejorar la supervivencia de las sociedades familiares. Así, a partir de ahora, en las Sociedades de Responsabilidad Limitada pueden existir participaciones sin voto (para facilitar la entrada de inversores sin que los socios pierdan el control de las decisiones), o la Sociedad puede adquirir en autocartera las participaciones de un socio que quiera irse, impidiendo de esta manera la entrada de terceros en el capital social. Además, se han introducido modificaciones en el Código Civil para facilitar la sucesión en la empresa o su conservación en supuestos de disolución y liquidación de la sociedad de gananciales.

Procede por tanto entrar a analizar detenidamente ambos aspectos:

1.- La Sociedad Limitada Nueva Empresa (SLNE)

La nueva SLNE es un subtipo de la Sociedad Limitada (una «especialidad»), creada con el objetivo de agilizar al máximo los trámites administrativos necesarios para la constitución y puesta en marcha de la pequeña y mediana empresa (PYME). Para ello, se simplifican los trámites que encuentran hasta ahora los emprendedores que deciden iniciar una nueva actividad empresarial, y se establece un régimen societario muy sencillo que estimule la creación de empresas. Además, se prevén incentivos fiscales para los primeros años de funcionamiento de estas sociedades, ya que es en dicho periodo cuando mayores son los problemas de financiación y liquidez.

Las características fundamentales que presenta la SLNE, y que la diferencian de la Sociedad Limitada, son los siguientes:

  • Unicamente pueden ser socios de la SLNE las personas físicas, nunca las personas jurídicas. Además, en la constitución no puede haber más de 5 socios, si bien se permite que una vez constituida el número de socios pueda aumentar. Si las participaciones son adquiridas por una persona jurídica, ésta deberá transmitirlas a una persona física en el plazo de tres meses.
  • El capital social de la SLNE debe ser como mínimo de 3.012 euros, y como máximo de 120.202 euros.
  • Se limita también la posibilidad de elección en cuanto a la denominación social, que deberá estar compuesta necesariamente por los dos apellidos y el nombre de uno de los socios seguidos de un código alfanumérico.
  • En cuanto al objeto social de la SLNE, deberá contener todas o alguna de las actividades que se establecen en la Ley (actividad agrícola, ganadera, forestal, pesquera, industrial, de construcción, comercial, turística, de transportes, de comunicaciones, de intermediación, de profesionales o de servicios en general). No obstante, los socios fundadores podrán incluir además otra actividad singular distinta de las anteriores. Se trata de objetos sociales muy amplios para que las empresas puedan cambiar de actividad sin tener que modificar sus Estatutos Sociales, y evitar así los costes que ello conlleva.
  • En cuanto al Organo de Administración de la Sociedad, se suprime la figura del Consejo de Administración, pudiendo encomendarse la gestión social a un Administrador Unico, o a varios administradores solidarios o mancomunados. Para ser nombrado administrador es requisito indispensable ser socio.
  • Únicamente podrán modificarse los estatutos sociales en cuanto a la denominación, el domicilio y el capital social (dentro de los límites señalados).
  • Se libera de la obligación de la llevanza del libro de socios, puesto que éstos acreditarán su condición con la escritura pública en que se haya adquirido la participación en la sociedad (constitución de la sociedad, transmisión de participaciones, etc.).
  • La Ley 7/2.003 también simplifica las obligaciones contables de la nueva sociedad, ya que únicamente se exige la llevanza del Libro Diario.
  • En cuanto a la simplificación de los trámites para la constitución de la sociedad, la nueva normativa prevé un mecanismo que permitirá a los socios fundadores que la SLNE pueda estar constituida e inscrita en el Registro Mercantil en un plazo mínimo de 48 horas. Para ello, el Notario remitirá un Documento Único Electrónico (D.U.E.) a los registros jurídicos y las Administraciones Públicas competentes para la constitución de la sociedad y para el cumplimiento de las obligaciones que se precisan al constituir una sociedad (obtención de CIF, autoliquidación del impuesto que grava la constitución, cumplimiento de las obligaciones en materia de Seguridad Social, inscripción en el Registro Mercantil, etc.)

No obstante, existen muchas dudas acerca de si dicho sistema va a funcionar realmente en la práctica, al menos con la eficacia que se pretende, pudiendo señalarse a modo de ejemplo que a fecha de hoy todavía no se han desarrollado reglamentariamente varias de las materias que se precisan para poder poner en marcha dicho sistema.

  • Asimismo, la Ley 7/2.003 crea la red CIRCE, consistente en el establecimiento de unas oficinas de asesoramiento e inicio de tramitación (PAIT), que asesorarán gratuitamente a los emprendedores que quieran constituir una SLNE, así como en los primeros años de actividad.
  • Como un incentivo más para favorecer la creación de este nuevo subtipo social, la Administración tributaria permite a las SLNE, previa solicitud, el aplazamiento de las deudas tributarias por el impuesto de Sociedades correspondiente a los dos primeros períodos impositivos concluidos desde su constitución, así como las cantidades derivadas de retenciones o ingresos a cuenta del IRPF que se devenguen en el primer año de constitución.
  • Finalmente, debe señalarse que la SLNE puede continuar en cualquier momento su actividad como una Sociedad Limitada normal, requiriéndose para ello acuerdo de la Junta General, adaptación de los Estatutos Sociales para adecuarlos a los de una Sociedad de Responsabilidad Limitada normal, y presentación de la escritura de adaptación en el Registro Mercantil en un plazo máximo de dos meses a contar desde la adopción del acuerdo en Junta General.

2.- Modificaciones introducidas en el Régimen de las Sociedades de Responsabilidad Limitada:

Antes de proceder a describir las modificaciones normativas llevadas a cabo por la Ley 7/2.003, debe señalarse que las mismas son aplicables a todas las Sociedades de Responsabilidad Limitada, y no únicamente a las LSNE. Dichas modificaciones son las siguientes:

  • Participaciones Sin Voto: La Ley 7/2.003 introduce en el régimen de las sociedades de responsabilidad limitada las participaciones sociales sin voto, con la finalidad de que terceras personas puedan invertir en la sociedad incorporándose a la misma como socios (con derecho al dividendo mínimo y ordinario), pero sin voto, de manera que el control de la sociedad siga en manos del resto de los socios (normalmente un grupo familiar).

Como límite se fija que el importe nominal de las participaciones sin voto no podrá ser superior a la mitad del capital. En lo demás se encuentran reguladas por el régimen previsto para las acciones sin voto en la Ley de Sociedades Anónimas (arts. 90 a 92).

  • Autocartera: La Ley 7/2.003 ha introducido nuevos supuestos en los que la sociedad limitada puede adquirir participaciones en régimen de autocartera con el objeto de evitar la pérdida de control de la gestión por los socios, que en muchas ocasiones resultan ser un grupo familiar, en supuestos de transmisión de participaciones o fallecimiento de socios. Para ello, una Sociedad de Responsabilidad Limitada podrá adquirir participaciones propias en los siguientes casos:
    • Cuando alguno de los socios transmita voluntariamente por actos «inter vivos» la propiedad de todas o parte de sus participaciones y ningún otro socio decida adquirirlas.
    • En los supuestos de separación de un socio o exclusión de la sociedad.
    • Además, los Estatutos Sociales pueden prever un derecho de adquisición a favor de la sociedad en el supuesto de fallecimiento de algunos de los socios, con el objeto de que no adquieran la condición de socio los herederos de aquél.

En estos casos, la adquisición deberá ser autorizada por la Junta General y deberá efectuarse con cargo a beneficios o reservas de libre disposición. La Sociedad Limitada podrá ser propietaria de dichas participaciones durante un plazo máximo de tres años, en el que deberá transmitirlas o amortizarlas. Si no lo hace así, cualquier interesado podrá solicitar de la autoridad judicial la amortización y reducción de capital.

Además, se ha modificado el Código Civil para facilitar la transmisión mortis causa de la empresa o su mantenimiento en caso de disolución y liquidación de la sociedad de gananciales. Debe destacarse que dichas modificaciones se llevan a cabo en el Código Civil exclusivamente y no, por tanto, en el Fuero Nuevo (norma aplicable en Navarra).

Suscríbete a nuestro boletín


He leído y acepto la Política de Privacidad
X