ES • EN • EUS • FR
Eliana Velasco.      Abogada del Equipo de Derecho de Familia.

No todos los cambios limitativos en la situación económica del obligado al pago de la pensión por desequilibrio, representan una modificación sustancial de sus circunstancias económicas, ni siquiera, la falta de liquidez por sí misma.

El artículo 100 del Código Civil, establece como causa justificada para poder extinguir la obligación de pago de la pensión compensatoria, que exista una modificación sustancial de las circunstancias económicas que impidan poder hacerse cargo de esa obligación.

Recientemente, el Juzgado de Primera Instancia nº3 de Pamplona (Juzgado de Familia), ha resuelto un procedimiento de modificación de medidas respecto de una pensión por desequilibrio, instado por un organismo tutelar de personas adultas, en nombre y representación del obligado al pago de la pensión compensatoria.

La razón aducida por este organismo tutelar en el procedimiento judicial de modificación de medidas, no fue otro que, el riesgo que apreciaba, de que su representado no pudiera entender el pago de las cuotas de la residencia donde estaba siendo asistido, debido a su inminente falta de liquidez.

Por su parte, la persona beneficiaria de la pensión por desequilibrio en este procedimiento, dejó acreditado ante el Juzgado que, el demandante tenía patrimonio suficiente integrado por bienes inmuebles urbanos y rústicos que, en la actualidad, en lugar de reportarle rentas y beneficios, únicamente le generaba gastos. En estas circunstancias, el demandante y deudor, se estaba viendo avocado inexorablemente a una situación financiera de falta de liquidez que le impediría atender el pago regular y simultáneo de la pensión compensatoria y del recibo de la residencia que le asiste.

Además, la demandada, en defensa de su derecho a continuar percibiendo la pensión por desequilibrio, alegó que las circunstancias que motivaron en su día la adopción de la medida, tampoco se habían visto superadas.

Habiéndose articulado el procedimiento judicial en una fase inicial de solicitud de medidas coetáneas instada para extinguir la pensión de forma provisional y una fase posterior relativa al procedimiento definitivo, las resoluciones judiciales que han resuelto ambas fases concluyen y disponen que no queda probada la existencia de una modificación sustancial en la economía del demandante, por el mero hecho de concurrir la falta de liquidez. Para razonar esta decisión, el Juzgado ha tenido en cuenta tanto el patrimonio íntegro del obligado al pago de la pensión, como la posibilidad de gestionarlo de una forma más eficiente. Consecuentemente, el Juzgado acuerda desestimar íntegramente la demanda de modificación de medidas para extinguir la obligación de pago de la pensión en cuestión.

La conclusión extraíble de esta resolución judicial es que, el obligado al pago de la pensión compensatoria, no solo no sufre una modificación sustancial de sus circunstancias económicas por la mera falta de liquidez, sino que viene obligado a gestionar diligentemente su patrimonio para generar liquidez bastante para afrontar el pago de la pensión.

Suscríbete a nuestra newsletter

He leído y acepto la Política de Privacidad
X